fbpx

El rosal del cansancio

Samantha terminó una relación tormentosa de 15 años, lo que le impulsó a tomar la decisión de irse a un largo viaje sin retorno, con el fin de desconectarse de todo lo que conocía y tomar un nuevo rumbo.

En el vuelo rumbo a Suiza, Samantha sentía arrepentimiento, miedo, nostalgia, dolor en el pecho y hasta mareo. Ella sabía que hacía lo correcto, su vida requería de un cambio total. 

Ella se consideraba una buena persona y se daba cuenta que no merecía ni aguantaba más dolor. Esos pensamientos le acompañaron hasta la puerta, cuando descendió del avión. Se subió en el vehículo que le llevaba hasta un pequeño y lejano pueblo, donde rentó de antemano, una casa.

Los grandes bosques, las montañas con hielo, los ríos que atravesaban los caminos, le daban una hermosa y colorida bienvenida. Samantha respiraba cada partícula de aire con una gran sonrisa. Al ingresar a esa casa de madera, con chimenea encendida, sintió el calor del hogar que tanto deseaba. Samantha se recostó en el primer sillón y se durmió profundamente.

Lamentablemente, con  el paso del tiempo, la calma le saturaba y esa hermosa sensación se iba desvaneciendo, porque los recuerdos dolorosos la perseguían. Luego de una larga noche, en la que su mente no paró de pensar, con los primeros rayos de sol acariciando su rostro, decidió ponerse en pie e ir a explorar el vecindario, aun con muchas asuntos mentales que solucionar.

Una señora mayor notó la tristeza de Samantha y se le acercó para ver si le ofrecía algo, entre cortas respuestas, la anciana logró tocar las fibras más íntimas de Samatha, con un comentario sencillo sobre el mal de amores, poco a poco, la introdujo en una larga historia. 

Samantha preguntó:

– ¿Cómo consiguió ser feliz, luego de sufrir tanto?

La anciana le respondió, mientras cortaba unas hermosas rosas de un jardín: 

– Eso es muy sencillo, uno es feliz cuando se cansa – afirmó.

Samantha sorprendida por la respuesta, aun sin comprender, se quedó en total silencio.

La anciana sonrió y continúo:

– Sí, cuando te canses de llorar hasta quedarte dormida, de preocuparte por situaciones que no tienen futuro. Cuando te canses de comparar tu felicidad con la de otros. Cuando te canses de recordar lo que pasó, lo que se fue de tu vida y lo que pudo haber sido. Cuando te canses de querer ser diferente, de mirar con lupa lo que te falta. Cuando te canses de resistirte, de batallar contigo misma y empieces a seguir los deseos de tu alma para dejar de sentirte frustrada – aseguró.

La viejita señaló la raíz de ese rosal y explicó: 

– Al igual que esta semilla que se abre paso a través de la tierra, cuando tú te cansas, nace en tu interior una decisión inquebrantable. Eliges ser feliz por encima de cualquier problema. Eliges vivir así como estas rosas que, luego de cortadas, siguen alegrando la vista de las personas, sin importar el lugar en donde las coloquen – diciendo estas palabras, la abuela colocó una rosa en la larga y frondosa cabellera naranja de Samantha y se apartó hasta esconderse en esa hermosa montaña.

Luego de un tiempo, la anciana sabia, falleció. Su lápida está decorada con miles de rosas de diversos colores, diariamente recibe la visita de muchas personas del pueblo, quienes en vida, escucharon sus consejos atinados en el momento adecuado. Las personas se sientan por horas en aquel lugar para observar la majestuosa montaña, contarle sus penas, tocar el suelo y en silencio sentir la paz que les brinda su recuerdo como aquel lugar. 

La abuela murió por una causa natural, sus palabras viven en los corazones de todos quienes la escucharon. Se transmitieron a los hijos y nietos de Samantha, y ahora, viven en ti que lo estás leyendo. “Cansate pronto, toma el control de tu vida y decide ser feliz”. 

Es importante para nosotros tu opinión. Comenta sobre este tema, y sobre que otros temas que  te gustaría que tratemos.

Si quieres tomar control y acción de tu vida. Haz click en el siguiente enlace para adquirir tu primera clase.

image_pdfPDFimage_printImprimir

¿... más plena, más feliz?


¿Quieres saber en qué fallas?


Conoce mis recursos gratuitos, déjate ayudar

y obtén ideas a diario con mis correos.

17343

¿Quieres una vida mejor?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WhatsApp chat