¿Cuántas veces hacemos lo que no queremos por no saber decir: NO?

NO

A pesar de que la palabra NO es simple y corta, nos resulta difícil pronunciar. Pensamos que puede generar efectos negativos en la otra persona o en uno mismo, sin embargo, aprender a decir no tiene una ración muy positiva.

En lo personal, me ha costado mucho aprender a decir que NO, porque a todo le decía que SI. Y eso se va volviendo un círculo vicioso que termina afectándome más a mi que a las personas a las que le digo que sí y el bien que les aporto por hacer lo que ellos quieren.
La mayoría de las personas asociamos decir NO con el sentimiento de culpabilidad, como cuando se rechaza una petición, a una invitación, a un favor o hacer algo que otro quiere que uno haga. Una persona que te pide dinero prestado o un familiar que viene de visita que suponen que tienen donde quedarse contigo.
La culpabilidad funciona mediante la sensación de sentirnos egoístas, de haber sido grosero con el otro o haber hecho sentir mal al otro porque rechazamos su propuesta, y terminamos haciendo lo que el otro quiere aunque no es lo que queremos hacer ni es lo que nos gusta hacer, y a veces, hasta no nos conviene hacer. En cambio, el SI lo asociamos con ser amables, con ser serviciales, y no asociamos ese SI con el hecho de que nos estamos diciendo que NO a nosotros mismos.
Un NO tiene mucho poder y es por eso que es importante saber decir NO cuando no se quiere decir que SI. Posee el poder de defender nuestros derechos, satisfacer nuestras necesidades, evitar que otros nos controles y gobiernen, nos permite mantener firmeza en nuestras posiciones y nos permite vivir nuestras propia vida.
La mayoría de los que no nos atrevemos a decir que NO, no pensamos en que al no decirlo, al no rechazar una invitación a un lugar que no nos gusta, que al no decirle que no a otra persona que quiere que hagamos algo que no queremos hacer, al ceder y decirles que sí, lo que hacemos es hacernos más daño a nosotros mismos que al otro si de decimos NO.
Porque si aceptamos la invitación al lugar que no nos gusta, estamos rechazando ir al lugar que nos gusta. Si aceptamos estudiar la licenciatura que otro quiere que estudiemos, lo que hacemos es rechazar la que si queremos.

Decir SI en lugar del NO, nos habla de nuestra conducta, de la necesidad de aprobación del otro para lo que queremos. Otro elemento que confunde en el momento de decir NO es la inquietud por ayudar a los demás, cuando lo perjudicial es ayudar siempre, decir que sí siempre por este motivo. Un ejemplo que grafica bien este punto es salir siempre con nuestros hijos, ¿y el espacio de los padres a solas? Ese “— Papá ¿puedo ir con ustedes?” dicho con esa carita tristona y esos ojitos bellos, y ahí cae uno y dice: SI. Y es maravilloso salir con nuestra hija, pero le estamos diciendo NO a nuestro tiempo de pareja.
No aprender a decir NO puede apelar a nuestra autoestima, a nuestra inseguridad y al evitar confrontar situaciones. Son elementos que tenemos que revisar con frecuencia en nuestro interior porque no decir NO puede convertirse en una carga emocional tan pesada que puede conllevar que hagamos algo que no queremos hacer, algo que incluso puede ir en contra de nuestros valores, pero como no me atrevo a decir que NO, termino haciendo lo que debo hacer.

Creo, porque me ha funcionado, que la forma adecuada de aprender a decir que NO es definiendo bien donde están los límites de mi persona, de lo que quiero y hago, y donde están los límites del otro, hasta dónde le permito al otro influenciar mis decisiones y lo que hago. Si el otro no sabe hasta donde puede llegar es capaz de vivir nuestra vida por nosotros y eso es insalubre.
Otro elemento que ayuda mucho en este aprendizaje es tener una idea clara de lo que queremos en la vida, tener un propósito, una visión personal, de forma tal, que cuando algo que no esté enfocado en esa dirección, nos permita decir fácilmente: NO.
Aprender a decir NO es importante porque le enseña al otro cómo quiero que me trate y quien es quien decide en mi vida. Es una forma de establecer esos límites en donde cada quien pertenece a su lado de la vida.

Pienso que lo más importante es sacar de la mente ideas como “si digo que no el otro se va a sentir mal”, “que habrá un conflicto si digo no”, “decir siempre que si me hace más amable o considerado”, “negarme es de mala educación”.
Decir que NO cuesta mucho, sin embargo, al final, decir que SI cuando quieres decir NO, te resultará más costoso. La diferencia es que el costo de decir que NO se paga al principio, y por no pagarlo, dices que SI; y el costo de decir que SI se paga al final , cuando ya no puedes decir que NO.

NOES

image_pdfPDFimage_printImprimir

¿... más plena, más feliz?


¿Quieres saber en qué fallas?


Conoce mis recursos gratuitos, déjate ayudar

y obtén ideas a diario con mis correos.

17343

¿Quieres una vida mejor?

Deja un comentario

WhatsApp chat