¿En qué crees? ¿Crees en tus metas?

shutterstock_164158271

¿Alguna vez has pensado en lo dañino que es, para lograr tus metas, tener pensamientos negativos? ¿Por qué los llamo dañino? Porque son ideas preconcebidas, que aprendiste en el camino por la vida, y lo único que hacen es obstaculizar tu camino.

Cada creencia que poseemos influye directamente en nuestra conducta. Nos hace conducirnos de forma diferente, y por lo tanto, llevan a caminos diferentes. Sobre todo, cuando piensas que no puedes lograr tu objetivo porque te pasa algo o porque algo te lo impide.
Muchas veces, lo que lo impide es una creencia innecesaria que provoca un pensamiento negativo, y en consecuencia, un resultado fracasado porque te condujo a un camino equivocado para alcanzar tu objetivo.
Y no me estoy refiriendo a los problemas que tienes que enfrentar al momento de trazar una meta y alcanzarla. No, me refiero a cuando el problema está dentro de ti, cuando eres tú quien pone el obstáculo.

Los problemas circunstanciales en el camino a la realización de tu meta, dependen de cómo reacciones ante el problema mismo. Si tu meta es producir un programa de radio y enfrentas problemas porque ningún director cree en tu proyecto o porque es muy caro el espacio pagado y es insuficiente tu presupuesto. El problema lo resuelves aumentando tu presupuesto, tu publicidad, tu tarifa o tocando las puertas de cada estación de radio hasta encontrar el director que sintoniza con tu idea.
El problema al que me refiero es que no logres producir el programa de radio porque, siendo la meta que quieres alcanzar, pienses que no puedes lograrlo, porque a ti nada te sale bien, porque mis parientes piensan que es una perdida de tiempo, porque mis amigos piensas que no me va a salir bien… las razones pueden ser innumerables, sin embargo, el problema es el mismo: piensas negativamente porque posees creencias limitantes, creencias que te hacen suponer que no puedes lograrlo.

Una creencia que limita mucho es que creas que eres una victima, que todo te sale mal. Esto te hace pensar que todo lo que haces es malo, hace que te quejes de todo, que si te pasa algo malo es culpa de los demás, que sí en efecto alguien más es culpable de algo no seas capaz, porque crees que no puedes, de tomar tu propia decisión, porque culpar a otro no resuelve el problema. Buscar un culpable no resuelve nada, sólo indica quien es el culpable. Nadie hará por ti lo que tú no eres capaz de hacer por ti. En vez de creerte una victima, créete capaz de hacer algo por ti mismo.

Otra creencia que considero importante eliminar de nuestra mente es creer que puedes cambiar al otro. El otro sólo cambia si cree que tiene que cambiar, pero porque tu quieres que cambie no va a cambiar. En cambio, si tú cambias tu actitud hacia esa persona, quizás logres mejores los resultados. Pero, mientras pienses que puedes cambiar a esa persona, no lograrás nada.

Una tercera creencia que puedo ejemplificar es creer que porque la realidad no me gusta o no la puedo cambiar no puedo lograr lo que quiero. La realidad es como es. Son hechos que uno interpreta y en función de lo que son, uno tiene que responder. Sentarte a llorar porque no es como quieres que sea, no cambiará ni la realidad ni tus resultados. Levántate y toma una acción que a partir de esas realidad no deseada puedas conducirla a la deseada. No puedes controlar el pasado ni lo que es, pero si puedes guiar los hechos hacia donde quieres: tu futuro.

La creencias pueden ser muchas… creer que los demás han tenido más suerte que tú, que hacen todo más fácil. Que a los demás no les cuesta tanto como a ti lograr sus metas, considerar más lo que piensan de ti que lo que tú mismo piensas de ti. Una que considero fatal es creer que sólo existe una forma de hacer algo, y si no es así no se logra.

Lo importante es que logres encontrar tus creencias limitantes. Que logres despejar tu camino de lo que te obstaculiza para que puedas tener mejores resultados y enfrentar mejor tus verdaderos problemas. El único responsable de alcanzar sus metas eres tú y para lograrlo es importante poder enfocarte en lo que quieres lograr y no en lo crees que no puedes lograr.

shutterstock_160692560
Limpiar la mente de todo aquello que obstaculiza el camino hacia las metas. Despojarla de lo negativo contribuye positivamente a la hora de enfocarnos en nuestros objetivos.

image_pdfPDFimage_printImprimir

Suscríbete  y descarga mi Ebook gratuito

17343

¿Quieres comenzar
a autoconocerte?

Despierta Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gustavo Eduardo Periche Fernández como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en gustavoeduardo@despiertavida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: despiertavida.com, así como consultar mi política de privacidad.

Deja un comentario

WhatsApp chat