¿Vives todos tus días?

Cada día al levantarte mírate al espejo y di “hoy es mi mejor día” y convierte tu voluntad en un corolario durante tu día. Abre la ventana y observa el cielo, cada amanecer es distinto y hermoso, permite que los rayos del sol entren por la ventana y te brinden su claridad.

Siente el día, siente en tu interior la voluntad y la energía que necesitas para que tu día sea único. Mírate en el espejo, sonríete y di “hoy decido ser feliz”.

¡Disfruta tu día! Disfruta del aroma del café, de un rico jugo natural, de tu trabajo, de tu familia y de lo que te rodea. No le dejes espacio a tus pensamientos negativos, cada vez que tengas un pensamiento negativo transfórmalo en un pensamiento positivo.

Cada momento en tu vida es valioso y tu eres el protagonista de esos momentos. Aun cuando puedan ser malos por algo que te suceda, tú tienes el poder de convertirlo en un momento positivo, de extraer un aprendizaje de lo que te sucedió y dejar ese momento atrás.

No dejes que un mal memento cierre las puertas de tu día, eres tú quien decide si esa puerta se cierra o pasas a través de ella en busca de otras puertas. Es probable que tu día sea irrumpido por tus miedos y éstos quieran estropear tus objetivos del día o te quieran impedir hacer algo que quieres hacer.

En tu vida, en tus días, siempre encontrarás problemas y miedos, por eso tiene que aprender a enfrentar esos obstáculos, buscar soluciones, ser creativo y superar esos momentos con una actitud positiva, porque a pesar de ellos, tu día puede ser el que tú quieres tener.

Al finalizar cada día, analiza cómo fue, anota lo que te salió mal para hacerlo mejor al otro día. Agradece por lo que te salió bien, anótalo cada día, y sé consciente de tu estado de bienestar y abundancia.

Haz lo que amas y hazlo a menudo

Si no te gusta algo que haces o lo que crees que tienes que hacer, cámbialo. Hazlo de forma diferente. Busca la forma de hacerlo que se convierta en algo que disfrutas y que te gusta hacer.

Si tu problema es que no tienes tiempo a lo largo del día, prioriza lo que quieres hacer. Por ejemplo, deja de ver televisión o deja de perder el tiempo en lo que no te favorece. Ningún programa de televisión es más importante que alcanzar una meta en tu vida.

Cuando escribo haz lo que amas no sólo me refiero a lo que te gusta hacer, me refiero a lo que te apasiona, a lo que mueve, a ese propósito de vida que puede darle sentido a tu vida. Eso que te hace levantarte todos los días con las ganas de conquistar el mundo.

Vivir el sentido que tiene tu vida. Que rías cuando quieres reír y que llores cuando necesites desahogarte y limpiar tu alma. Que hagas lo que quieres hacer en tu vida. Que vivas el sentido que tiene tu vida.

Ahora te pregunto, ¿qué es vivir para ti?, ¿Sabes cuál es el sentido de tu vida? ¿Tienes un propósito de vida?

Si hoy fuera el último día de tu vida,

¿qué harías?

¿qué te falta por hacer?

image_pdfPDFimage_printImprimir

Suscríbete  y descarga mi Ebook gratuito

17343

¿Quieres comenzar
a autoconocerte?

Despierta Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gustavo Eduardo Periche Fernández como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en gustavoeduardo@despiertavida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: despiertavida.com, así como consultar mi política de privacidad.

Deja un comentario

WhatsApp chat