¿Cultivas el hábito de escribir?

Escribir es una de las actividades más efectivas que puedes experimentar. Contribuye a cambiar y modelar tu discurso de vida, sirve como terapia, como una catarsis que limpia tu interior, aclara tus ideas, contribuye a descubrir tus creencias limitantes y, la más importante de todas, es muy eficaz para auto descubrirte.

Apruebo el auto descubrimiento como la más importante porque contribuye directamente con tu crecimiento y desarrollo personal. Conocerte es un pilar fundamental para lograr crecer como persona y lograr tu propósito de vida.

Ahora bien, la pregunta es ¿sobre qué escribir? Y en este sentido, existen dos aspectos básicos en tu interior sobre los cuales puedes escribir: tus pensamientos y tus emociones .

Puedes hacerte preguntas para iniciar ese dialogo interno. Preguntas como ¿de qué soy consiente en este momento? ¿Qué me pasa? ¿Qué estoy viviendo? ¿A qué le tengo miedo? ¿qué quiero hacer? ¿Qué quiero lograr? Hazte preguntas que te conduzcas a la acción y hacia el futuro. Y comienza a responderlas. Luego, comprobarás que tu comunicación fluirá, y podrás escribir sobre tu experiencia de vida, sobre quién eres.

Escribir es un recurso efectivo y terapéutico, comprobado psicológicamente, porque te proporciona la oportunidad de acceder a tu potencial creativo, te permite descubrir tus emociones, conocerlas y pensarlas. Es una forma efectiva de reducir el estrés y reforzar tu autoestima.

¿Cómo puedo comenzar a escribir?

Cuando escribes te regalas espacio a ti mismo, emprendes un viaje introspectivo que te conduce a una autoconciencia significativa porque que conviertes en una persona consciente de quienes eres y que posees interiormente.

Uno de los elementos más reveladores de este ejercicio sucede cuando alcanzas a comprenderte, descubrirte y liberar lo que llevas dentro. El punto es que, a través de la escritura, estás contigo mismo, no existe forma de que no te conectes contigo.

Una forma de crear este hábito si no sueles escribir, puede ser comenzar con cartas. Escríbete una carta a ti mismo o una persona a la que le queras expresar algo, aunque no se la envíes. También puedes tener un diario en el que escribas lo que te sucede día a día, lo que sientes, lo que aprendes.

Tomate tiempo para escribir tus sueños, tus metas, lo que quieres lograr en la vida. Hazlo minuciosamente, con detalles, que tu mente pueda recrearlo mientras escribes. Detalle cuándo quieres convertir tu sueño en realidad, dónde, qué tienes que hacer para lograrlo.

Otro recurso que funciona es anotar las frases celebres que te gustan y que te motivan. Y a partir de ellas, escribe por qué te gusta, qué te expresa esa frase. Desglósala, adáptala a ti. Extiéndela, explórala, y escribe todo lo que trajo a tu mente, qué te llamó la atención.

Una forma muy creativa de escribir es reescribir tu historia de vida. Primero, escribe tu historia. Cuando lo haces te conectas de forma especial, evocas recuerdos, memorias, añoranzas, melancolías, alegrías, vivencias, que se convierten en las verdaderas razones de tu vida, en las cuales, descubres por qué fue así, por qué no lograste algo que querías.

Después reescríbela. Qué cambiarías, qué te falta por lograr, por hacer. Puedes encontrar en esa conexión el por qué no has logrado tus sueños, que te lo impidió. Puedes, incluso, reencontrarte con tus sueños abandonados y retomarlos.

Cuando reescribes tu vida, desde cómo es y la conviertes en lo que te gustaría, tendrás en tus manos, algo que quieres lograr. Sin darte cuenta has escrito lo que quieres y cómo quieres que sea tu vida. Ahora sólo tienes que moverte hacia esa vida. Puedes, incluso, describir por qué no eres feliz si no lo eres.

¿En qué momento?

Elegir un buen momento en el día es un factor primordial. Las interrupciones y las distracciones son desfavorables para enfocarte en el ejercicio de escribir. Elige un momento de tranquilidad, un entorno armónico y un espacio cómodo para que te sientas bien. Esto es importante porque la incomodidad también puede entorpecer tu enfoque y fluidez.

Cuando escribas, hazlo en primera persona. Por ejemplo: no escribas mi mente está bloqueada, mejor escribe estoy mentalmente bloqueado, porque diriges la responsabilidad hacia ti mismo y no la evades como si estuvieras hablando de tu mente y no de ti. De esta forma, eres más consciente de tu vida y percibirás tu vida desde ti mismo.

Es importante que logres la libertad interna y te expreses tal como eres y puedas sacar todo lo negativo, lo doloroso, lo que no te gusta y que tienes dentro, qué sepas qué quieres cambiar para cambiarlo por pensamientos y sentimientos positivos.

Para lograr que el hábito de escribir sea favorable para ti tienes que ser consciente de que tienes que enfrentarte contigo mismo, que es una situación que muchas veces evades por comodidad.

Una vez que logres instalar el hábito, comprobarás como tus palabras fluirán y escribirás con mucha mayor habilidad. En este punto es importante que no te detengas, evitar más que nunca las distracciones, es cuando más empeño tienes que hacer para lograr buscar y escudriñar en tu interior lo que necesitas encontrar.

En mi experiencia personal, escribir es una fuente de creatividad, de exploración interna y de catarsis. Me permite analizar mis pensamientos, pensar mejor, expresarme mejor, tanto así, que en muchas ocasiones me expreso mejor, y preferiblemente, por escritor que verbalmente.

Lo que te propongo es un hábito de transformación. Haz la prueba. Haz el esfuerzo, dedica 10 ó 15 minutos a escribir sobre un asunto o alguna situación que te suceda. Y verás los resultados.

Lo que te propongo es que transformes tu realidad conociéndola y conociéndote. Si no conoces tu realidad con detalles no podrás cambiarla, y mucho menos, si no te conoces a ti mismo, no podrás cambiar. Cuando tú cambias tus pensamientos y te conoces a profundidad, tu vida cambia.

Este hábito de escribir es un excelente método porque es un mecanismo para reflejar tu esencia, lo que piensas y lo que sientes. Contribuye a cambiar y modelar tu discurso de vida porque te ves desde dentro.

Te propongo convertir el hábito de escribir en una actividad cotidiana para transformar tu vida y convertirte en una persona más libre.

Tomate tiempo para escribir tus sueños, tus metas, lo que quieres lograr en la vida. Hazlo minuciosamente, con detalles, que tu mente pueda recrearlo mientras escribes. Detalle cuándo quieres convertir tu sueño en realidad, dónde, qué tienes que hacer para lograrlo.

image_pdfPDFimage_printImprimir

Suscríbete  y descarga mi Ebook gratuito

17343

¿Quieres comenzar
a autoconocerte?

Despierta Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gustavo Eduardo Periche Fernández como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en gustavoeduardo@despiertavida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: despiertavida.com, así como consultar mi política de privacidad.

0 comentarios en “¿Cultivas el hábito de escribir?”

Deja un comentario

WhatsApp chat