¿Cuándo fue la última vez que leíste un libro?

La lectura es uno de los pilares fundamentales en el ser humano. Y cada día adquiere una mayor importancia si lo confrontamos con lo “ligera” que se ha convertido la sociedad actual. Tanto por lo tecnológico y sintetizado, como por el desinterés de una mayoría, por el culto a lo vano y sin contenido.

El hábito por la lectura viene decayendo desde hace un tiempo. Primero, por esta invasión de lo “ligero”, segundo, por el costo de los libros, y tercero, porque incentivamos poco la lectura. Para los niños es poco atractivo un libro ante la irrupción de tabletas y consolas de videojuegos , por ejemplo.

Cada día estamos más asediados por tabletas, celulares y televisores inteligentes, que han influido decididamente en nuestro comportamiento. Por estos medios estamos expuestos a dos realidades categóricas: la primera, a sintetizar todo, y la segunda, distanciarnos de lo tradicional.

El idioma, las frases, la comunicación… existe una tendencia hacia lo abreviado y mutilado, cortando palabras y frases, como “klk”, “q” o “c”’ y en la comunicación, existe una tendencia a conversar por Whatsapp, Facetime, Speackers, Facebook, Twitter… dejando de lado la presencia.

Tenemos que tener claro que está es la tendencia global y es poco probable que cambie. Habrán más celulares y televisores inteligentes y más tabletas, y todos, todos, en un futuro tendremos estos dispositivos, y dejarán de existir las formas convencionales de comunicación.

Las computadoras se transformarán en tabletas súper desarrolladas, en especies de híbridos entre lo que es una tableta de hoy día y una computadora. Esa es la tendencia. Que todo se reduzca a un solo dispositivo que lo haga todo.

En principio, me gusta la idea, y es bueno que la tecnología avance y cada día tengamos mejores dispositivos. La pregunta es ¿tiene este avance necesariamente que perjudicarnos? Y no se trata de que evitemos este desarrollo para conservar lo tradicional, creo que se trata de que este vuelco sea productivo y favorable para todos.

Por ejemplo, las tabletas son una excelente forma de organizar nuestra cotidianidad. Tenemos agendas, bloques de notas, calculadoras, libros, procesadores de texto, conexión a internet, redes sociales, música, juegos, navegadores, fotos, cámaras, Podcast… ¿Por qué la tendencia es usarlas solo para jugar, para hacernos un “selfie”, para chatear, para ver televisión pagada…?

Adaptemos el hábito de leer a las nuevas tecnologías

Despierta con Gustavo Eduardo   Despierta con Gustavo Eduardo

El proceso de lectura consiste en interpretar signos gráficos por medio de reacciones mentales que permiten imaginar lo leído y recrear una realidad. Es una función cerebral que tenemos innata y que necesitamos ejercitar. Si no leemos nuestro cerebro pierde el interés y esta capacidad de relacionar nuevas ideas, conocimiento e imaginación con nuestra vida.

El hábito de leer está vinculado directamente con la educación y la carencia de su ejercicio contribuye con la ignorancia que arropa nuestra sociedad. No existe un enemigo tan imponente como la ignorancia. Es prácticamente imposible superar la ignorancia y el subdesarrollo sin un sociedad educada y con un hábito de lectura sostenible.

La lectura es un hábito y si no lo cultivamos es imposible que leamos con frecuencia y adquiramos conocimiento. Y esta lectura como hábito podemos educarla y cultivarla.

Tenemos que cultivar este hábito en todos los que habitan nuestro entorno, comenzando por los niños para que puedan ser capaces de crear, de tener ideas propias, de argumentar, de ser imaginativos y adquieran un conocimiento ilimitado.

Leer contribuye a fomentar la capacidad critica, mejora los procesos cognitivos como la concentración y favorece la formación de conceptos, así como la correcta ortografía. Mejora la expresión oral, aumenta el vocabulario y hace el lenguaje más fluido.

Pienso que tampoco se trata de impedir que estas tecnologías alcancen a nuestros hijos y a nosotros mismos, sino de que la utilicemos a favor. En las tabletas se pueden leer obras, se pueden leer libros infantiles e interactivos que son geniales y pueden ser tan llamativos como los de papel. Se puede tener acceso a una amplia variedad de conocimiento.

Los videojuegos, las redes sociales y las aplicaciones cumplen una función importante, lo que no puede suceder es que sustituyan la lectura y nos sustituyan como personas. Así como un videojuego contribuye con las habilidades motoras, con ciertas destrezas, fomenta la competitividad e introduce a la tecnología, también puede conectar con nuestra fuente de conocimiento y nuestro hábito de lectura.

Existen estudios que han comprobado que sólo el 5% de los estudiantes leen por interés personal, mientras que el 95% restante lo hace por obligación o porque su formación así lo requiere. Ante estas preocupantes cifras, los especialistas insisten en la importancia de que los jóvenes logren incorporar a su vida el la lectura.

Ahora, la pregunta es ¿cuándo fue la última vez que leíste un libro por motivación propia?

Despierta con Gustavo Eduardo

Te propongo que fortalezcas tu hábito de lectura y cambies el uso de tus dispositivos móviles por un uso más favorable.

Pienso que si no posees el hábito de leer puedes comenzar con libros sencillos y artículos de revista. Proponte leer 10 páginas diarias, y luego, aumenta a 20 páginas, y así sucesivamente.

Aprende a elegir obras interesantes, sobre temas que te gusten, que te llamen tu atención o de aquello que quieras aprender. Comparte con los demás lo que has leído, y si encuentras gente que ha leído el mismo libro, intercambia opiniones, puntos de vista y enriquece tu conocimiento adquirido.

No es difícil convertirse en un lector ni crear un hábito tan importante. Requiere voluntad y practica. Dosificar el uso de la televisión y las redes sociales. Puedes comenzar con obras como “El regalo de navidad” de Richard Paul Evans, “El principito” de Antoine de Saint-Exupery, “El Alquimista” Paulo Coelho o “Como agua para chocolate” de Laura Esquivel. Una obra te llevara a la otra.

Otra forma de ir ganando espacio para leer es que utilices el tiempo muerto como cuando esperas una hora en el médico, cuando estás de viaje en el avión o en la playa mientras tomas el sol.

También puedes comenzar con libros pequeños. Libros de poemas. Novelas cortas o cuentos, que tengan un lenguaje accesible y que traten sobre algún tema de tu interés. Puedes elegir un espacio en tu hogar para leer, en donde estés cómodo y tengas buena iluminación.

Lo que te propongo es que a partir de hoy descargues en tu dispositivo móvil y en tu tableta las aplicaciones a través de las cuales puedes leer. Descargues libros infantiles interactivos. Juegos educativos, de destrezas y estrategias.

Quiero dejar claro que no propongo dejar los juegos y las redes sociales. Mi invitación es a que analicemos el uso de los dispositivos móviles y lo utilicemos a favor nuestro. Lo que pienso que tenemos que evitar es que los dispositivos nos controles y nos distraigan al punto que por estar pendientes a un Whatsapp o un correo, dejemos de enfocarnos en lo que verdaderamente nos favorece.

Existen muchas App buenas para estos fines. Evernote, iBooks, Kindle, Zinio, Voice of Rain, PlayTales, La Luna, The Moon, Cart Cow, Scribd, Bloglovin… y muchas más.

Te propongo que leas 10 ó 20 páginas diarias e incrementes la cantidad en la medida en que fluya en ti el hábito. Leer es una fuente inagotable de conocimiento y crecimiento personal, por lo que, te pregunto ¿cuántas páginas diarias será tu reto?

Despierta con Gustavo Eduardo

image_pdfPDFimage_printImprimir

Suscríbete  y descarga mi Ebook gratuito

17343

¿Quieres comenzar
a autoconocerte?

Despierta Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gustavo Eduardo Periche Fernández como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en gustavoeduardo@despiertavida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: despiertavida.com, así como consultar mi política de privacidad.

Deja un comentario

WhatsApp chat