El valor de la autoestima

¿En qué consiste la autoestima?

La autoestima es un conjunto de percepciones, pensamientos, evaluaciones, sentimientos y tendencias de comportamiento dirigidas hacia nosotros mismos, hacia nuestra manera de ser y de comportarnos. En resumen, es la percepción evaluativa de nosotros mismos.

Autores como Abraham Maslow estructuró la Pirámide de Necesidades Humanas.

Postulaba que el ser humano conforme satisface sus necesidades más básicas, éstas desarrollan necesidades y deseos más elevados. Las necesidades básicas se componen de necesidades fisiológicas referentes a la supervivencia del ser, tales como respirar, beber agua, alimentarse, dormir, descansar, eliminar los desechos corporales.

Más arriba en la pirámide colocó las necesidades de seguridad que se refieren a las necesidad de sentirnos protegidos, tales como seguridad e integridad física, salud, protección de los bienes, la necesidad de vivienda. Un peldaño más arriba, colocó las necesidades sociales, compuestas por la necesidad de amigos, relaciones personales, aceptación social. En el siguiente escalón colocó la necesidad de estima, la cual, dividió en dos: Estima Alta y Estima Baja.

La Estima Alta la definió como la necesidad del respeto a uno mismo, incluyendo sentimientos tales como confianza, competencia, maestría, logros, independencia y libertad. Y definió la Estima Baja como el respeto de las demás personas: la necesidad de atención, aprecio, reconocimiento, reputación, estatus, dignidad, fama, gloria, e incluso dominio.

La pérdida de estas necesidades se reflejan en una baja autoestima, conduciendo al ser a un sentimiento de inferioridad. Y la satisfacción de estas necesidades apoyadas en el sentido de la vida y la valoración de la persona que logra subir la pirámide le llamó Autoestima Alta. Y es el paso último para alcanzar la Autorrealización. Es por esto que la Autoestima es tan importante.

La necesidad de tener una autoestima se corresponde con la necesidad de poseer un equilibrio en el ser humano, entre el ser que logra sus metas, su autorrealización, y el ser que fracasa porque no lograr sus metas ni su autorrealización. Esta autorrealización es la que otorga al ser humano un sentido válido en la vida.

Por lo general, la autoestima baja se desarrolla desde la niñez a causa de necesidades no satisfechas, comentarios negativos de otras personas o eventos negativos importantes en tu vida. Conocer la fuente de tus problemas de autoestima es lo que puede ayudarte a superarlos.

La Autoestima como problema

Es importante que sepas cómo está tu Autoestima. Qué tanto trabajas en ella. Porque en muchas ocasiones no tener una Autoestima Alta genera muchos problemas, deteriora la actitud positiva que se necesita para lograr tus metas y termina generando perturbaciones que no contribuyen con tus propósitos.

Algunos indicadores que te permiten saber si tienes tu Autoestima baja:

  • Tiendes a crear un estado habitual de insatisfacción contigo mismo.
  • Eres hipersensible a la crítica, te sientes fácilmente atacado.
  • Indecisión crónica, no tanto por falta de información, sino por miedo a equivocarte.
  • Deseo excesivo por complacer: no te atreves a decir NO, por temor a desagradar y perder la benevolencia del peticionario.
  • Perfeccionismo, lo cual puedes llegar a sentirse muy mal cuando algo no resulta con la perfección que quieres.
  • Te culpas por conductas que no siempre son objetivamente malas y exageras la magnitud de tus errores.
  • Siempre estás a punto de estallar por asuntos de poca importancia, todo te disgusta, todo te decepciona y nada te satisface.

Algunos indicadores que te permiten saber cuando tu Autoestima es alta:

  • Crees con firmeza en ciertos valores y principios, y estás dispuesto a defenderlos incluso aunque encuentres oposición. Además, te siente lo suficientemente seguro de ti mismo como para modificarlos si la experiencia te demuestra que estabas equivocado.
  • Eres capaz de obrar según creas más acertado, confiando en tu propio criterio, y sin sentirte culpable cuando a otros no les parezca bien tu proceder.
  • No pierdes el tiempo preocupándote en exceso por lo que te haya ocurrido en el pasado ni por lo que te pueda ocurrir en el futuro. Aprendes del pasado y proyectas el futuro, pero vives con intensidad el presente.
  • Confías plenamente en tus capacidad para resolver tus problemas, sin dejarte acobardar fácilmente por fracasos y dificultades. Y, cuando realmente lo necesitas, estás dispuesto a pedir la ayuda de otros.
  • Como persona, te consideras y sientes igual que cualquier otro; ni inferior, ni superior; sencillamente, igual en dignidad; y reconoces diferencias en talentos específicos, prestigio profesional o posición económica.
  • Das por sentado que eres interesante y valioso para otras personas, al menos para aquellos con los que mantienes amistad.
  • No te dejas manipular, aunque estás dispuesto a colaborar si te parece apropiado y conveniente.
  • Reconoces y aceptas en ti mismo diferentes sentimientos y pulsiones, tanto positivos como negativos, y estás dispuesto a revelárselos a otra persona, si te parece que vale la pena y así lo desea.
  • Eres capaz de disfrutar con una gran variedad de actividades.
  • Eres sensible a los sentimientos y necesidades de los demás; respetas las normas sensatas de convivencia generalmente aceptadas, y entiendes que no tienes derecho —ni lo deseas— a medrar o divertirte a costa de otros.

¿Qué es lo que estimas?

En la medida en que te sientes valorado, querido y aceptados por otros, y en la medida en que te valoras, te quieres y aceptas a ti mismo, el resultado de tu Autoestima será el adecuado. Las personas con una Autoestima sana se sienten bien consigo mismas, aprecian su propia valía y están orgullosas de sus capacidades, habilidades y logros.

La Autoestima es un sentido de satisfacción como consecuencia de reconocer y apreciar tu propio valor, por lo que, ésta se convierte en una labor diaria cultivando hábitos favorables, acciones encaminadas a concientizar en ti mismo el valor que posees como persona.

La importancia de tu Autoestima reside en la estabilidad emocional que te proporciona, tanto internamente, como externamente. Podrás obtener mayores y mejores logros en tu vida, pues la seguridad que confiere tener tu Autoestima Alta es un potenciador muy eficaz.

La Autoestima influye en cómo vives tu vida. Cuando tienes tu Autoestima Alta puedes tener mejores relaciones con los demás, te será más factible tener amigos, estarás más abierto a aceptar tus errores, te será más fácil enfrentar tus fracasos, te sentirás más feliz y vivirás una vida más plena.

Por lo que, te propongo responder otra pregunta primordial: ¿Cuánto estimas tus cualidades, habilidades, talentos y capacidades?

¿Cómo aumentar tu Autoestima?

Respétate a ti mismo.

Acéptate. Es importantísimo aceptarse para que puedas vivir tu vida. Porque si no te aceptas lo que harás es fijarte en la vida de otros y querer copiar sus vidas. Tienes que aceptarte como eres y vivir tu propia vida. 

Reconoce tus errores y aprende de ellos.

Deja de compararte con los demás. No pongas a los demás como referencia ni tengas en cuenta lo que los demás piensen de ti. Sé tú mismo. Todas las personas somos únicas y particulares, y eso es lo que nos enriquece, nadie es mejor ni peor que nadie. Aprende a ser diferentes en la diversidad de personas. Tú tienes tus cualidades y talentos, ¡Cultívalos!

No busques aprobación de los demás sólo para satisfacer a los demás o complacerlos.

Analízate y descubre la raíz de tu falta de autoestima. Es probable que tengas algún aspecto de tu personalidad que no te guste, y no te hayas dado cuenta. Eso no significa que eres menos o que tengas que sentirte mal.

Y por último, quiero que tengas muy claro que nunca es tarde para cultivar y fortificar tu Autoestima. En la medida en que tu Autoestima sea alta, tu vida será mejor para ti.

image_pdfPDFimage_printImprimir

Suscríbete  y descarga mi Ebook gratuito

17343

¿Quieres comenzar
a autoconocerte?

Despierta Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gustavo Eduardo Periche Fernández como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en gustavoeduardo@despiertavida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: despiertavida.com, así como consultar mi política de privacidad.

Deja un comentario

WhatsApp chat