fbpx

Conócete Mejor

Oración de la Abundancia

Yo soy abundancia perfecta. 

Yo soy Riqueza en Paz. 

Yo soy Luz. 

Merezco ser amado. 

Merezco ser feliz. 

Merezco ser libre económicamente.  

 

Hoy comienza mi Liberación de las ataduras económicas. 

Me disculpo si desprecio el dinero o si juzgue a alguien por su dinero. 

Cancelo definitivamente mis prejuicios con respecto de la riqueza y la opulencia perfecta toda.

Entrego ahora mismo toda mi carencia, mis errores y mi manera de ver la riqueza. 

Hoy hay Abundancia Material para mí y para todos.

 

Hoy decido sanar mi mente, y mi alma. 

 

Abro mi corazón al amor purísimo que me envuelve con tu luz radiante, revitalizando mi alma y cada pensamiento negativo, se convierte en positivo recreándome en una nueva vida llena de amor y alegría.

Una vez más, la historia para no mirar atrás

Ingrid camina sola por el oscuro callejón de la amargura, en cada paso que da, un pedazo de corazón va cayendo. Una vez más y sin ser consciente ha utilizado la única táctica de amor que conoce y aquella que nunca funciona: darlo todo por nada.

Este cuento como muchos otros empieza en lo más alto de una montaña rusa y desciende en picada y sin frenos, con picos de maltratos, silencios, miles de llamadas y mensajes, sin respuesta, que le dejan cada vez más desarmada. 

Ingrid cargó con cruces que no le pertenecían, ofreciéndose en cuerpo y alma para salvar a otro de sus demonios, corría tras alguien para rescatarlo, para curarlo, para pegarse como goma de mascar al zapato de quien la pisaba. Una vez más, lo dio todo por miedo a estar sola. 

El miedo, es tan atroz que paraliza, nubla la razón, hace que actuemos por impulso y justifiquemos a quien no nos ama, cubriendo los espacios, los silencios y las urgencia del otro, hasta  volverse indispensable y necesaria. El otro termina por aceptarlo a la fuerza, porque a fin de cuentas le resuelve, le sirve y  le facilita.

Llega aquel día en que esa planta muere podrida por exceso de agua y cuidado. El otro no puede devolver tantos favores. Se hace a un lado por el agobio, por el peso y argumenta que él no ha pedido amor, ayuda, comprensión y tiempo; cuánta razón tiene. Uno siempre da lo que le nace del corazón y se confunde al esperar algo a cambio de ese otro quien tiene libre albedrío. 

Una vez más el corazón de Ingrid se vuelve mil trizas, el cuento llega a su fin, sin comprender qué ha pasado para sentir de nuevo aquel vacío. Ingrid necesita amor y da sin que se lo pidan. 

Amar no es necesitar. Una vez más, Ingrid ha esperado una respuesta favorable, con altas expectativas en ese otro, cuando la única que tiene solución a los cuestionamientos es ella misma. 

Que oportuno es el conflicto para hacer una introspección, un análisis, un entendimiento basado en el amor propio, ese amor que llena vacíos, escucha emociones y nos hace entender nuestros sentimientos. 

Una vez más las lágrimas sirven para purificar el ambiente, para germinar las semillas de los sueños y cosechar frutos de evolución; pero para ello es necesario confiar en el proceso donde se desaprende los patrones y se curan nuestras heridas generadas en la niñez y a través del tiempo.

Esa es la única vía para que no exista una vez más en el fracaso del amor como en otras áreas, trabajar en nosotros para convertirnos en un ser completo y abundante que no necesite de un complemento ajeno, pues solo será una circunstancia y no el centro de nuestra vida.

El poder de nuestra palabra

Las palabras que utilizamos a diario, no sólo son un sistema de comunicación, sino que también crean nuestra realidad. Según lo explican Richard Bandler y John Grinder creadores de la programación neurolingüística (PNL), existe una conexión entre los procesos neurológicos, el lenguaje y los patrones de comportamientos que se aprenden a través de la experiencia. 

Actualmente, existen algunas corrientes de pensadores que consideran que la percepción del mundo está filtrada por el lenguaje, de ahí radica la importancia de prestar atención a cómo nos expresamos de nosotros mismos, pues constantemente estamos codificando nuestra realidad y estado emocional.  

En tal sentido, el autor japonés Masaru Emoto, a través de un experimento, afirmaba que las oraciones, palabras afirmativas y/o negativas influyen en los cristales que se forman en el agua, bajo esta premisa si consideramos que nuestro organismo tiene un 80% de agua. Las palabras afectan al correcto funcionamiento del organismo.

En diversas situaciones de nuestra vida, la carencia se ha filtrado en nuestras conversaciones y las manejamos a diario sin ser conscientes de lo mucho que influyen en nuestra mente. Estas palabras cotidianas pueden ser:

  • Poco a poco: Cuando empezamos un proyecto afirmamos: «avanzaremos poco a poco». Sin tomar conciencia de que “poco” significa <escaso>. 
    Se puede afirmar: «Lo haremos paso a paso.» Es más edificante, construye un cuadro mental de más fuerza, que abre un universo de posibilidades.
  • Necesito: Es una palabra de carencia pues das tu poder de acción a otra persona o cosa; ajena a ti: “necesito dinero, necesito un abrazo, necesito que me quieras”
    Se puede afirmar: “Quiero mejorar, quiero apoyo, quiero un cambio”. Estas palabras las hace desde una posición activa y de voluntad.
  • Voy a tratar: Es una frase que implícitamente llama al fracaso en el intento de iniciar, intentar o negociar.
    Se puede afirmar: “Lo haré”. Es una orden que damos a nuestra mente para actuar.
  • Vale la pena: Hablamos de un vocabulario de pobreza, tristeza o angustia.
    Se puede afirmar: “Vale el esfuerzo, vale la satisfacción, vale la alegría”.
  • En la lucha: Es una respuesta que damos cuando nos preguntan: ¿Cómo estás? Esta afirmación inconsciente de ir contra lo difícil, contra obstáculos. 
    Se puede afirmar: ¡Estoy excelente!,* *¡Me siento increíble!,* *¡Genial con la bendición de Dios!,* o cualquier otra afirmación positiva.

La intención que damos a nuestras palabras hacen magia en nuestra vida, recordemos que una palabra es un pensamiento hablado. Un pensamiento es una palabra en silencio. Las palabras son poder, energía creadora, pues crean ideas, crean sensaciones y sentimientos.

Las palabras son semillas que manifiestan la pobreza mental de quien las expresa mediante su vocabulario, debemos cambiar nuestros códigos mentales para proyectar la vibración positiva y la abundancia que deseamos atraer a nuestra vida.

Recuerda que las Escrituras dicen:

¡De la abundancia del corazón, habla la boca!

La palabra es el pilar de tus decretos.

 

El nombre del juego se llama: control

El mar estaba inquieto por una torrencial lluvia en medio del Océano. El barco donde viajaba Verónica se desestabilizó, y aunque el agua aún no tocaba su cuerpo. La mezcla de emociones, vértigo, desesperación y ansiedad, le impiden movilizarse, pese a que el peligro era inminente. 

En medio de esta confusión un molesto sonido se disparó desde el cielo e hizo que Verónica regrese a su realidad. Eran las 05:30 de la mañana, una llamada desde un número desconocido la despertó de un brinco. El celular se escabulle entre las cobijas, la llamada se pierde. Verónica se sienta al borde de la cama, pone sus tibios pies en el frío piso. Se toma con ambas manos la cabeza y respira profundamente hasta despertarse. Este sueño ha sido reiterativo y nunca hay un bote salvavidas.

Verónica toma el celular entre sus manos, mira la hora y le parece absurdo que alguien tenga tanta urgencia en llamar, sin importar la temprana hora. Se pone de pie, va a la cocina por un poco de agua y se queda mirando aquella pared celeste ya sin retratos de su pequeña sala. Aun piensa en aquel aterrador sueño, suspira y decide empezar su día con una ducha fría, se viste en completo silencio y sale de casa sin haber desayunado.

Cierra la puerta de su casa y se lanza a la fría avenida, donde los ensordecedores sonidos de las bocinas de los autos, el tumulto de gente murmurando y demás bulla, son parte de su cotidianidad. Verónica se pone los audífonos en sus oídos buscando en las estaciones de radio una respuesta a su desesperación, asfixia y ansiedad. Sin conseguir escuchar nada coherente en las emisoras, apaga la radio e irrumpe la clase de yoga que ya había empezado, pide una disculpa por la tardanza y se pone en posición para meditar.

Su mente se pierde en la voz de la instructora, quien siempre inicia la clase con una breve meditación.

      -Hoy mantendremos la intención de esta clase es la palabra: “control”. 

La mente de Verónica recibe un corto circuito, que la conecta con su drama interno.

La profesora continúa hablando: 

    -Les pido que tratemos de pensar a través de nuestra respiración, al inhalar y exhalar, de manera pausada y consciente, para tomar el control de nosotros mismos. 

   -Cuántas veces hemos perdido el control de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones? Cuántas veces hemos decidido asfixiarnos y desesperarnos por no recibir una solución inmediata a nuestras dudas? Y cuántas de esas veces perdemos el control de nuestros actos con el resto?  

   -Hoy iniciamos esta clase con la intención de retomar ese control y una vez que conquistemos el autocontrol pongámoslo al servicio de los demás, para ser más comprensivos, escuchar a los demás. Dejemos de lado conductas egoístas donde el control sea una manera de presión o daño a nuestro entorno, tan solo por obtener un beneficio. 

Verónica seguía inhalando y exhalando con sus fuerzas, mientras concientizaba las palabras de la instructora, sus lágrimas caían en sus mejillas, pues se identificaba en su totalidad. El control de sus emociones y sentimientos hace mucho tiempo habían dejado de pertenecerle.

Los días iniciaban acelerados pero a medida de que el día iba avanzando, cada minuto y cada hora se pausaba. Verónica se perdía en ese espacio con absoluta tristeza y profunda soledad. El divorcio con su esposo había sido reemplazado por la llegada de un fugitivo amor, que al ser tan volátil, trastocó su mente y su corazón, haciéndole extrañar el doble a quien se fue. Los momentos de felicidad quedaron atrás, no vislumbra un horizonte, sus actividades laborales también se habían pausado, parecía que todo había confabulado en su contra. 

Mientras la profesora pedía a sus alumnos, que hagan la pose de yoga llamada “delfín” por tres respiraciones, inhalando y exhalando, decía:

   -Recuerden que el nombre del juego es: control, puede que esta pose les parezca muy difícil, y eso está bien, denle la oportunidad  a su cuerpo de explorar el dolor, de abrazar el caos y de respirar en él. No porque nos guste mantenerlo, sino porque sabemos que es de gran beneficio para nuestra evolución. Atrévanse a cuestionar esta situación nueva, ¿Qué aprendizaje trae a mi vida? Este sentimiento adverso o desconocido, ¿Qué me indica? La persona que no me agrada o que se fue, ¿Qué me enseñó? ¿Con qué actitud decido ver hoy mi vida?.

  -Inhalen, retengan el aire en sus pulmones y suelten todo el dolor, la preocupación, la tristeza o la ansiedad, que hoy los invade, pues detrás hay una ansiedad que nos obliga a salir de esa zona de confort.

En cada ejercicio la mente de Verónica se liberaba, respondía sus inquietudes y cosía sus heridas más profundas. Ella comprendió que no había más villanos, ni responsables externos, ni siquiera había alguien o algo que pusiera en riesgo su estabilidad emocional por lo cual no era necesario sentir asfixia o ansiedad, todo era un reflejo de ella misma, pidiendo un tiempo para curarse, para retomar el control de sus emociones y dominar sus pensamientos. La vida de Verónica se detuvo para apuntar las luces del escenario a sí misma, a su cuidado,  a su conocimiento, la exploración de esos sentimientos desagradables, a replantear sus límites y a organizar su mente.

Aunque era consciente que le quedaba un largo camino largo y una montaña rusa de emociones, Verónica comprendía que debía explorar, entender y enamorarse de su universo interno, con esos colores brillantes y ollos negros. Las preocupaciones, las tristezas, el depender emocionalmente de otros y hacer responsable a otros; la  ponía en una frecuencia vibratoria de escasez y necesidad, donde Verónica atraía universos igual de colapsados. En cambio, el soltar y dejar que cada persona y cosa tome su lugar en un espacio y tiempo atraía una frecuencia de abundancia acorde con otros universos en iguales o más grandes condiciones. Verónica estaba a salvo y lo iba a estar por mucho tiempo, pues al entenderlo nunca más iba a ceder el poder de su control.

Tú Eres la Creadora de tu Vida

Tú siempre has sido la creadora de tu vida, y sólo cuando seas consciente de esta creación, vas a poder pasar al siguiente nivel y crear la vida que tanto deseas

Probablemente, en este momento te sientas mal porque te disgusta tu realidad y piensas que la vida ha sido injusta contigo. Y como resultado de este pensamiento, piensas que es imposible que esa vida indeseada loa hayas creado tú misma.

El primer obstáculo en este camino de creación es pensar que la vida que vives es resultado de tu entorno, de la relación con tu pareja o de la sociedad, cuando en verdad eres tú la que has creado tu vida.

La has creado con cada decisión que has tomado, con cada comportamiento y cada pensamiento que has tenido. 

Cuando dejes de pensar… “mi pareja cambiará”, “mi pareja me hará feliz”, “los demás pensarán diferente”, “los otros tienen la culpa de mis fracasos”, “el gobierno es el culpable de mi desgracia”, podrás dar un paso hacia delante.

Cuando aceptes y entiendas que tú fuiste la creadora de tu malestar, de tu infelicidad, podrás, verdaderamente, darle a tu vida el giro que tanto deseas.

 

¿Qué pasa si continúas desconociendo tu creación?

Si crees que la vida ha sido injusta contigo, es porque ignoras el por qué te pasa esto o aquello, te preguntas ¿por qué me pasó a mí? en vez de preguntarte ¿qué puedo aprender de esto que me pasó? ¿para qué me sirve que haya pasado esto?

Desconoces tu creación porque eres inconsciente de que es tu creación, porque estás tan enfocada en tus carencias que dejas de ves más allá de tu propia realidad, anclada en el mundo físico.

Tú eres creadora de tu propia vida, y esta creación viene desde tu Ser Interior. Por lo que, la pregunta fundamental es ¿conoces tu Ser Interior (quién eres)? o ¿Estás creado tu vida desde tu mundo exterior (quien NO eres)?

Probablemente, si te sientes mal y piensas que tu vida es resultado de las circunstancias, la economía, tu pareja… te desconoces por completo, no tienes ni idea de quién eres verdaderamente, y estás creando esa misma vida indeseada porque la estás creando si saber quién eres, qué deseas, cuáles son tus talentos, qué piensas, cuál es tu visión de futuro, cuáles son tus sueños… estás creando tu vida a ciegas.

Tú siempre has sido la creadora de tu vida, y sólo cuando seas consciente de esta creación, vas a poder pasar al siguiente nivel y crear la vida que tanto deseas

¿Cómo crece un árbol?

Un árbol nace de una semilla, y la semilla es el elemento que se desarrolla. Cuando brota una raíz que se enraíza en la tierra, y despacio, crece un árbol. Y es esa semilla, la que genera los frutos, no es nada externo, es la semilla la que a través de un proceso de transformación, reproduce los frutos. Es esa semilla la responsable de que el árbol dé frutos.

Esa semilla es ese poder creador. Tu semilla es tu esencia, tu interior, porque es capaz de crear tu vida. Y cuando te enfocas en esa creación, esa creación se expande.

Ahora, si desconoces tu esencia, quién eres, qué te hace feliz, cuál es tu talento, cómo piensas, cómo regulas tus emociones… es obvio que crearás una vida indeseada y desconectada de ti misma.

Si te enfocas en tu infelicidad, es tu infelicidad lo que vas a expandir, porque estás enfocada en tus carencias, estás enfocada en lo exterior. Si te enfocas en tus talentos, eso es lo que vas a expandir, lo que desarrollarás y utilizarás para crear la vida que deseas.

Ahora, te pregunto:

Si respondes estás preguntas, probablemente, puedas estar consciente de qué estás haciendo con tu vida en este momento. Si respondiste NO a la mayoría, es un indicador de que te desconoces por completo. Si respondiste NO a la mayoría, es un indicador de que eres la creadora de una vida indeseada por ti.

Puedes abrir tus ojos, quitarte la venda que tienes atada y que te impide ver que tu vida puede ser la vida que deseas si utilizas ese poder creador para crear de una forma más efectiva y deliberada. Si compartes conmigo tus respuestas, estaré encantado de compartir contigo mi retroalimentación y de conversar sobre cómo convertirte en la creadora de la vida que deseas.

Y si eres una mujer que toma acción, aquí te dejo un enlace para que puedas agendar una sesión conmigo para comenzar a trabajar en tu transformación personal 👉🏻 Quiero Crear la Vida que Deseo

El poder de las afirmaciones

Las afirmaciones son expresiones simples, breves y poderosas que cuando las dices, se convierten en realidad. Si son decretadas con intención, incrementamos nuestra frecuencia vibratoria y se pronuncia en voz alta, vibra por todas las células de tu cuerpo.

 Las afirmaciones envían un mensaje concreto a El Universo, con un poderoso mensaje a nuestro inconsciente haciendo que estos pensamientos sean más poderosos, por eso es importante que mientras más emoción sentimos al decir una afirmación, más poder tendrá en crear un cambio positivo.

 En Despierta con Gustavo Eduardo te dejamos 30 afirmaciones, puedes repetirlas que más resuenen contigo y tu realidad:

  1. Elijo el amor en vez del miedo.
  2. Estoy relajada, fluyendo y llena de inspiración.
  3. Soy fuerte, resiliente e imparable.
  4. Elijo creer que las cosas son posibles incluso cuando desconozco lo que pasará.
  5. Nada me detiene.
  6. Tengo el poder de crear la vida que deseo.
  7. Todos los cambios de mi vida son positivos y aprendo de ellos.
  8. Soy luz en el camino de muchas personas.
  9. Lo que no me trae paz lo dejo ir.
  10. Tomo acción con certeza y claridad.
  11. Vibro en amor y paz
  12. Yo soy el presente, mi pasado ya no existe.
  13. La fortuna que llega a mi es ilimitada.
  14. Amo cada célula de mi cuerpo.
  15. Yo soy valiente y amorosa.
  16. Todo lo que llega a mi es mejor.
  17. Agradezco a la vida por la vida que tengo.
  18. Soy importante.
  19. Yo soy merecedora de todo lo que el Universo me ofrece.
  20. Estoy orgullosa de mi.
  21. Tengo mis pensamientos siempre positivos, porque soy creadora de mi destino.
  22. Acepto con amor nuevas experiencias.
  23. Soy una mujer maravillosa.
  24. Tengo el poder de lograr todo lo que me propongo.
  25. Yo irradio belleza, encanto y gracia.
  26. Yo estoy llena de energía y vibro en felicidad.
  27. Soy un imán que atrae la abundancia.
  28. Tengo el control completo de mis emociones. 
  29. Mi amor resuelve cualquier circunstancia incómoda.
  30. Todo llega a mi vida con facilidad y alegría.

Ahora que ya conoces estas maravillosas afirmaciones, coméntanos ¿cuáles aplicarás a tu vida?

Las habilidades sociales

Las habilidades sociales son la unión de pensamientos, emociones y conductas que tenemos en nuestra vida y que nos permiten relacionarnos con los demás.

Los humanos somos sociales por naturaleza, vivimos en sociedad y necesitamos a los demás para nuestro bienestar y nuestra calidad de vida. Las habilidades sociales nos permiten: interactuar, construir relaciones interpersonales sanas, desarrollar y mantener una autoestima adecuada para obtener lo que queremos.

Las personas con déficit de habilidades sociales tienen tendencia a presentar problemas psicológicos como ansiedad o depresión. Es importante saber que la habilidad social está ligada a nuestro sistema de creencias y nuestra personalidad. 

En el siguiente test ponemos a prueba tus aptitudes y habilidades para relacionarte con tu entorno social, al final del mismo te daremos la respuesta sobre tu tipo de personalidad al relacionarte con los demás.  

En Despierta con Gustavo Eduardo, te presentamos un test con el fin de que identifiques tu manera de relacionarte con tu entorno social.

Consideraciones previas a realizar el test

  • Lee cuidadosamente cada una de las preguntas.
  • Responde sinceramente, marcando cada número.
  • Contabiliza la mayoría de numeros (1…5)
  • Encuentra la respuesta al final de este test

Test:

Soy capaz de expresar mi opinión tranquilamente cuando estoy con un grupo de gente.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Cuando veo a una persona atractiva que me gustaría conocer más, me acerco a ella para iniciar una conversación.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Acepto hacer planes que no me apetecen porque me cuesta decir ‘no’.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

En una discusión, digo lo que pienso pero respetando al otro, hablándole con un tono de voz y vocabulario correcto porque mi intención no es hacerle daño sino encontrar una solución juntos.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

En temas de trabajo, prefiero escribir e-mails que las reuniones personales.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Me cuesta pedirle a una persona de confianza que me ayude o me haga un favor.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Soy capaz de expresar lo que siento a los demás.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Si no estoy contento con un producto o servicio, se lo comunico a la persona responsable de manera correcta con la intención de llegar a un acuerdo. (Por ejemplo: He comprado una chaqueta y al llegar a casa veo que está manchada, vuelvo a la tienda y explico lo sucedido con el fin de encontrar una solución).

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

No tengo problema en hacer un halago o cumplido de forma sincera y me gusta hacerlo.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Cuando estoy en una cola y alguien que iba detrás pasa por delante de mí, me callo.

  • 1
  • 2
  • 3
  • 4
  • 5

Respuestas del Test

Si la mayoria de tus respuestas son el número:  4 y 5

Indica que tienes un nivel alto de habilidades sociales. ¡Felicidades! Eso significa que te gusta relacionarte con los demás y eres bueno haciéndolo. Eres capaz de expresar tus propias opiniones y sentimientos en diferentes tipos de interacciones sociales. Sabes defender tus derechos frente a personas desconocidas y cuando surge un conflicto no te callas pero tampoco eres agresivo: sabes argumentar y buscas un punto medio entre el otro y tú. Cuando algo no te gusta o no lo quieres sabes expresar tu negativa sin ofender al otro. También eres capaz de dar el primer paso para iniciar una relación. 

Si la mayoria de tus respuestas son el número: 3

Indica que tienes un nivel medio de habilidades sociales. Eso significa que te relacionas correctamente con los demás pero aún puedes aprender y mejorar. Sueles ser capaz de expresar tus propias opiniones y sentimientos en interacciones sociales en las que te sientes más seguro, sin embargo, en situaciones más complejas te cuesta expresarte. No siempre sabes cómo defender tus derechos. En general sabes decir que no a un plan que no te apetece o a algo que no quieres, pero no siempre lo haces, quizás por evitar conflictos o por miedo al rechazo. Puedes aprender a gestionar mejor los conflictos con una actitud más asertiva. No te sientes totalmente seguro para tener la iniciativa y empezar una conversación con alguien que te gustaría conocer.

Si la mayoria de tus respuestas son el número: 1 y 2

Indica que tienes un nivel bajo de habilidades sociales. Eso significa que las interacciones sociales suelen producir malestar y no disfrutas de ellas, cosa que a veces te complica la vida. ¡Todavía tienes mucho por aprender! Te falta aplicar la asertividad y aprender a expresar lo que piensas y sientes. No sabes cómo defender tus derechos ni decir que no cuando no estás de acuerdo con algo, seguramente por miedo al enfado de los demás y a los conflictos, pues aún no sabes cómo gestionarlos bien. Te sientes inseguro cuando estás en grupo o con desconocidos. Te cuesta hacer preguntas y coger la iniciativa en una conversación.

La paradoja: “Sentirse mal, está tan bien”

Tiempo atrás empezaron mis emociones y mi salud a debilitarse. Los días se hacían eternos, perdí motivos para levantarme de la cama y si lo hacía, lloraba desde que abría los ojos, acompañada de episodios de ansiedad, hasta quedar rendida por la noche. 

Pasaron algunos días, donde tomé fuerza para hacer cita con mi psicóloga y consejera, Elizabeth, a quien le conté que había episodios dentro de mí, que se apoderaron de mi cabeza y me volvieron a afectar como si recientemente hubieran pasado. 

Ella se tomó todo el tiempo para escuchar y me preguntó más detalles. Luego de tener toda la información me miro con calma y una sonrisa, manifestando: 

¿Sabes? Está bien que te sientas así. 

En medio de mi doloroso relato de horas, me quedé asombrada y desconcertada. No esperaba esa respuesta de su parte. Elizabeth enseguida vio mi reacción gestual y continúo: 

De hecho, no se porque te esfuerzas por sentirte de otra manera, cuando es completamente válido sentirse mal, que te falte la fuerza para seguir adelante. Está bien cuestionarte procesos pasados. Está bien que no sientas todos los días la misma motivación. Está bien que sientas incertidumbre. Está bien sentir dolor. Está bien que quieras quedarte en la cama durante el día. Está bien que te tomes ese paso atrás para cuidar de sí mismo. Está bien sentir emociones que no sean de felicidad. Está bien hablar de lo que sientes. Está bien dejar que sus muros caigan en manos de las personas en las que confías. Está bien que te sientas así, todo esto es parte de ser un humano. Todo está bien.

Mientras me decía cada frase, sentía que ese escudo imaginario de fuerza que me puse antes de entrar a esa cita con Elizabeth, se desarmaba y caía a mis pies, como las lágrimas en mi rostro. Era la primera vez que contaba algo tan íntimo. Me permitía llorar y expresar sin palabras, todo lo que había aguantado.

Elizabeth me entrego papel para secar mis lágrimas y siguió: 

 Ahora sabes lo que no está bien? No está bien fingir que todo está bien cuando sientes que no lo está, que elijas una posición de víctima cuando debes asumir la responsabilidad de tus actos y las consecuencias de los mismos. No está bien esconderse detrás de sus responsabilidades para evitar el verdadero problema. No está bien que te lo guardes todo para ti cuando sabes que hablar de ello te ayudará. No está bien creer que eres una causa perdida. Eres una mujer bella más allá de tu físico, porque recogiste todos tus pedazos y  de ese dolor construiste lo que hoy eres. Es decir,  ya lo has intentado antes y hoy sin duda, tomarás fuerza para hacerlo de nuevo.

Todas las palabras que salían de la boca de Elizabeth, encajaban en el rompecabezas de mi cabeza y eran un bálsamo que me traía paz. Finalmente me dejó esta moraleja:

Si pones en una olla miles de cosas y la tapas a presión. Enciendes la cocina a todo fuego por mucho tiempo, en algún momento es inevitable que esa olla va explotar y saldrá lo que llevas dentro. Está bien sentirse así, pero no está bien permanecer así. Quiero que sepas que estás corriendo una carrera a tu propio ritmo, y no al ritmo que el mundo le dice que lo hagas.

Luego de entender todo lo que Elizabeth había dicho, me levanté de esa silla con una armadura nueva, lista para otro combate conmigo, con mi cabeza y mis sentimientos.  Ya me había rendido por no saber cómo actuar con tantas heridas, y ya comprendí que era natural y sano sentirse mal; hacer un alto, para renovarme. 

Ahora comparto estas importantes enseñanzas con ustedes, con el fin de que tengan la fuerza para enfrentarse a cualquier batalla interna y salgan victoriosas de todo aquello que se lo propongan. Muchas veces debemos lidiar con la paradoja de “sentirnos mal, para estar bien”.

El secreto de tu felicidad: La Glándula del timo

El timo es conocida como la glándula de energía vital.  Es una pequeña glándula endocrina localizada entre el corazón y el esternón. Se trata de un órgano linfoide que está totalmente desarrollado en los primeros meses de gestación del feto y que aumenta de tamaño hasta la adolescencia. Después de esta etapa empieza su proceso de atrofiamiento, disminuyendo progresivamente, lo que se conoce como “involución del timo”. La Glándula timo, es un órgano del sistema linfático, responsable de la maduración de los linfocitos T, y endocrinos, ya que secreta algunas hormonas. 

En referencia a la parte espiritual, la glándula del timo corresponde al cuarto Chakra llamado (Anahata) del corazón, su elemento es el aire, con influencia sutil. A través del aire despliegas tus emociones y cultivas la compasión y capacidad de amar.

Es una estrella de seis puntas formada por dos triángulos, uno apuntando hacia arriba y el otro hacia abajo, que representa el punto de equilibrio, en el cuerpo, entre el flujo de la energía hacia el cielo y hacia la tierra.

Por esta razón, se conoce al timo como la glándula de la felicidad y para la salud. La glándula timo está en el centro del pecho, detrás del esternón, donde la gente se toca cuando dice Yo. Es una pequeña glándula que parece tender a crecer cuando estamos alegres y a encoger a la mitad cuando estamos estresados y, aún más, cuando enfermamos.

Muchos dicen que debemos mantener una postura erguida para que la misma no se sienta contraída y pueda salir ese Yo con fuerza ante cualquier hecho o eventualidad.

En Despierta con Gustavo Eduardo te presentamos dos ejercicios para activar tu glándula timo, los puedes efectuar por la mañana, al levantarte o antes de descansar:

  1. De pie, con las rodillas ligeramente dobladas (la distancia entre los pies debe ser la misma de los hombros). Pon el peso del cuerpo sobre los dedos de los pies y no sobre el talón, mientras mantienes toda la musculatura relajada.
  2. Cierra cualquiera de tus manos  y comienza a dar golpecitos continuados con los nudillos de los dedos en el centro del pecho marcando el siguiente ritmo: Uno fuerte y dos débiles.

Repite este ejercicio entre 3 y 5 minutos, respirando tranquilamente, mientras observa la vibración producida en toda la región torácica. Por ejemplo, 20 toques por la mañana y 20 por la noche.

Estos ejercicios permiten atraer la sangre y la energía hacia el timo. A su vez, lo haces  crecer en vitalidad y beneficiando a los pulmones, corazón, bronquios y garganta, o sea, llenando el pecho de algo que ya era tuyo y solo estaba aguardando una mirada de reconocimiento para transformarse en coraje, calma y nutrición emocional.

¿Quieres Convertirte en una Mujer Extraordinaria?

Estoy segura de que tú quieres Ser una Mujer Extraordinaria, por eso, quiero escribirte sobre cómo Ser una Mujer Extraordinaria.

Te propongo que hagamos un viaje hacia tu interior para darle un giro a tu vida en esa dirección.

Lo primero que quiero que analices es tu forma de crecer interiormente, porque tu crecimiento está muy conectado a tu auto-concepto y la forma en cómo éste evoluciona a lo largo de tu vida, creando la forma en cómo te defines y, a su vez, cómo construyes tu auto-estima.

El auto-concepto es la imagen mental que tienes de ti misma, la forma en cómo te ves a ti misma, a partir de la cuál, defines quién eres. Si la concepción que tienes de ti misma es desfavorable para ti, comenzarás a construir una definición negativa de ti misma.

En este punto es importante saber qué piensas de ti misma, cómo te ves, qué sientes, cómo desarrollas tus capacidades y cómo te relacionas con los demás. Si desconoces estos aspectos de tu vida, probablemente, te desconozcas tanto que, careces de una idea clara de qué deseas y adónde quieres ir en tu vida.

En la forma en cómo te defines a ti misma y te conozcas a profundidad, así mismo, será tu vida.

Muchas personas están en un estado dormido, en el que crees que la vida que te sucede, es por un mecánico a merced de tu jefe, de la economía, de las personas que te rodean, tu pareja, los políticos y los medios de comunicación, porque sientes que todos tus problemas son externos.

Llega un momento, en el que, tienes que despertar y comenzar a comprender que tienes cierto control sobre tu mundo físico y que te has convertido tú misma en víctima de las circunstancias, que puedes cambiar la realidad y establecer tus metas desde tus intenciones, usar tu mente de distintas formas. Cuando llegas a este estado comprendes que puedes cambiar tu realidad.

Lo más importante para convertirte en una mujer extraordinaria es que comprendas que puedes re-codificar tu ser, puedes redefinir tu vida y renovarte, para que tu estado consciente sea, desde donde, vivas tu nueva realidad, construyas tus sueños y alcances tu auto-realización.

Es el estado en donde puedes adoptar practicas trascendentales. Es el estado en donde tu ser puede practicar introspección, el perdón, la auto-compasión, la gratitud y el amor incondicional.

A partir de un estado consciente del ser comienzas a manifestar tu abundancia y tus sueños en el mundo físico.

Este estado consciente del ser es el estado en el que alcanzas tu verdadera auto-realización, es el estado en que eres tú misma. Es el estado del Bienestar. Es el estado al que te quiero llevar y en el que quiero acompañarte para que vivas plenamente feliz.

Si deseas activar tu estado consciente es imprescindible que te comprometas contigo misma y tomes acción hoy mismo, porque tu futuro (el que tú deseas) está sujeto a lo que hagas aquí y ahora. Es importante que seas capaz reinventarte y renovar tu vida. 👉🏻 Estás a un sólo paso de crear tu poder persona, de ser única, irrepetible, y crear la vida que tanto deseas, si comienzas hoy mismo a Crear una Vida Extraordinaria.

WhatsApp chat