¿Qué tanto criticas a los demás? : principales razones por las que criticamos a los demás.

Una actitud muy común en los humanos es criticar. Sin darnos cuenta, criticamos todo y a todos constantemente.
Es muy común criticar porque el otro no hizo una determinada labor cómo nosotros la haríamos. Y eso no quiere decir que lo hizo ni mejor ni peor, simplemente lo hizo de otra forma.
O criticamos lo que no nos gusta, lo que creemos que está mal hecho por el otro, las debilidades del otro, sin muchas veces, detenernos a pensar si nosotros no somos así como criticamos.

¡Deja de criticar!
Todos somos diferentes, nos comportamos de forma diferente y hacemos nuestros quehaceres de forma diferente.
Criticar es uno de los factores que nos sintoniza con una actitud negativa porque nos genera pensamientos negativos que nos perjudican y nos dificultan tener una buena actitud con pensamientos positivos, que es lo que nos conduce a un estado de bienestar.
En el único aspecto que criticar podría ser valido es si nos autocriticamos para mejorar como personas y subsanar nuestros defectos.

La crítica como hábito
Un aspecto curioso en este hábito es que se arraiga tanto en lo cotidiano que llegamos a niveles extremos como ver programas de televisión o radio, en los cuales, el único objetivo es criticar a todos o nos pasamos el día criticando a los demás.
En principio, este hábito proviene de las debilidades propias de quien critica ante las personas a las cuales critica. En este sentido, una de las razones más comunes es porque no estamos a gusto con nosotros mismos.
Criticamos a un persona con el fin de minimizar nuestros errores o maximizar los ajenos para que no se noten los nuestros. Otras veces, cuando hacemos algo mal, tratamos de echarle la culpa a otro buscando criticarlo y señalarlo. En el fondo, es una forma de autoengaño tras la cual nos ocultamos tratando de proyectar el problema en otra persona para no asumirlos como nuestro.
El punto no es que los demás no cometen errores o no tienen debilidades como nosotros. El punto es que queremos hacerlos ver más graves que los nuestros para sentirnos menos culpables e imperfectos, sin tomar en cuenta que lo que hacemos es atraparnos dentro de nosotros mismos, y lejos de resolver un problema, lo que hacemos es ignorarlo.
Un segundo elemento que influye mucho en nuestra costumbre de criticar es que lo hacemos porque eso que criticamos es lo que detestamos en nosotros mismos. Muchas de nuestras criticas hacia otra persona son aspectos negativos que identificamos en nosotros mismos.
Somos muy severos a la hora de señalar en el otro lo que nosotros mismos hacemos mal. O criticamos porque el otro tiene algo que nosotros no tenemos, como por ejemplo: “¡Quién sabe de dónde sacará tanto dinero!” Como dejando a entender que sus ingresos no son legítimos o lícitos, cuando en el fondo, lo que reflejas es que tienes envidia de que el negocio de esa persona sea más rentable que el tuyo.

En el fondo lo que buscamos es justificarnos a nosotros mismos de nuestras propias debilidades. Criticar es un mal hábito y tenemos que erradicarlo de nuestra cotidianidad.

Criticar es una forma de obstaculizar tus relaciones con los demás. Cuando criticas enfáticamente, por el mero hecho de criticar, por resaltar lo malo en el otro, no contribuyes con nada en el crecimiento personal ni de la otra persona ni el tuyo particular.

Criticar es dedicarte a extraer lo peor de la otra persona, en vez de contribuir a mejorarla.

Fomento al Elogio
En vez de criticar, observa alguna conducta o algún vicio en el otro y señala cómo podría esta persona mejorar, apela a su posibilidad de cambiar, poniendo en su mente un pensamiento positivo que le contribuya a crecer como persona.
Te propongo un ejercicio. Cuando tengas un pensamiento negativo y de crítica hacia el otro, anótalo, y piensa las veces que tú mismo lo has hecho así como lo criticas. Y verás cómo tampoco tú eres perfecto.

Cambia tu actitud
Sé consciente de este hábito y comienza a dejar de hacerlo. La próxima vez que quieras criticar a una persona, detente un momento a pensar y bríndale la oportunidad de ser mejor persona proporcionándole un pensamiento positivo, una motivación para superar su falla. Si quieres criticar a otra persona piensa si tú no has cometido el mismo error y tienes esa misma debilidad que quieres criticar.
Convierte tu critica en una opinión constructiva del hecho. Deja de recalcar lo que ha hecho mal y proporciónale algún elemento que le permita la oportunidad de volverlo hacer para hacerlo mejor.
Cultiva el hábito del elogio. En vez de andar fijándote en los errores de los demás, fíjate en sus habilidades, en lo que hace bien y elógialo. Un elogio es una acción que celebra lo que está bien hecho en otra persona.

Cultivar este hábito te permitirá emular el mal hábito de criticar.

No confundas criticar con señalarle a una persona algo que ha hecho mal. No es lo mismo decirle: “Tú todo lo haces mal. Si te encargo preparar la cena lo que haces es quemar el pollo, hacer un jugo que sabe horrible y freír mal los plátanos”.
Si en cambio, le dices: “La cena no te quedó bien, el pollo se te pasó de cocción, el jugo está desabrido y los plátanos necesitaban más tiempo. La próxima que te toque hacer la cena, te quiero acompañar para enseñarte algunos trucos para que la cena te quede bien”.
No es igual. También le puedes indicar algunas técnicas de cómo freír los plátanos o cómo calcular el tiempo de cocción del pollo, cómo verificar en qué momento lo tiene que sacar de horno, si no puedes enseñarle a hacerlo.

Lo que no es bueno es criticar señalando sólo el aspecto negativo del hecho.

Puedes indicarle que aun cuando el plátano necesitaba mayor tiempo en el aceite, el sabor no estaba mal, o que supo elegirlos verde. Que el pollo en la parte que no está quemada tiene buen sazón. O simplemente dices: ¡La cena no te quedó bien, pero haz hecho un gran esfuerzo para que tengamos qué cenar!

Lo que te propongo es que cambies tu actitud y te preguntes ¿por qué no dejo de criticar a los demás? ¿Por qué no limpio mi mente de pensamientos negativos y siembro pensamientos positivos que cultiven en mi una actitud positiva?

image_pdfPDFimage_printImprimir

Suscríbete  y descarga mi Ebook gratuito

17343

¿Quieres comenzar
a autoconocerte?

Despierta Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gustavo Eduardo Periche Fernández como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en gustavoeduardo@despiertavida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: despiertavida.com, así como consultar mi política de privacidad.

Deja un comentario

WhatsApp chat