Educación moderna: ¿Qué aprendemos? ¿Quiénes somos?

El Acoso Escolar

Siempre que tengo que elegir una peli en Netflix, me doy cuenta cuánto trato de evitar aquellas que se tratan de Bullying en las escuelas.

Y no es fácil. Pareciera que la invasión de películas Norteamericanas logra su cometido: inculcar la visión de su propia sociedad enferma y de solamente una de las tantas realidades del mundo. Una realidad horrible y además, insular que simplifica todo a “los ganadores” y “los perdedores”.

Y ¿dónde quedó la filosofía de educar a nuestros hijos en las diferencias, en lo que cada uno es bueno, desarrollando sus talentos, lo que los hace únicos?

Dice Noah Chomski, lingüista norteamericano: “Estados Unidos ve al mundo como una extensión de su realidad, haciendo caso omiso a las diversidades culturales y de cosmovisión, el significado que otras culturas dan a la vida y a su existencia y el “Know How” de cada cultura o civilización. Es una sociedad con una mentalidad insular. Lo que significa que viven como en medio de una isla. Aislados y al margen del mundo exterior y no por que no tengan acceso a él sino porque han dominado e impuesto su identidad y mentalidad al resto del mundo y ahora todos vivimos esa realidad de ellos que llamamos globalización”.

Globalización, superpoblación fuera y dentro del aula, contaminación fuera y dentro del aula, sobrepeso y comida chatarra fuera y dentro de la escuela, abusos fuera y dentro de la escuela, abandono por parte de los padres que están sobreocupados y sobrecargados.

El tema candente y el síntoma que nos recuerda todo el tiempo que necesitamos un cambio es el Bullying.

Es verdad que trato con todas mis fuerzas de evitar las películas que tratan sobre “Bullying” pues me duele cuando las veo, cuando caigo en cuentas de esa realidad y por mucho haber estado en contacto con el tema, no significa que me haya endurecido.

Pero encima, pareciera que ya de tanto mostrar esta realidad en el cine, la tele y las escuelas, se está naturalizando. Y esos dispositivos virtuales que nosotros creemos nuestros aliados para enseñar lo que NO se debe hacer, empiezan a funcionar en nuestra contra. Los chicos están normalizando este comportamiento, lo están tomando como modelo a seguir y la realidad de escuelas latinoamericanas empieza a ser como las de la sociedad estadounidense.

Alternativas viables

Valores como la multi-culturalidad, diversidad, lenguajes y habilidades múltiples, inteligencia emocional, desarrollo de las distintas inteligencias, ecología, armonía con el universo, sincronía, amor y paz, independencia, autenticidad, creatividad tienen que reemplazar a los anteriormente mencionados NO-valores o valores en decadencia.

Es un proceso lento y que tomaré su tiempo pero está llegando. En la actualidad, existe colegios que han encontrado la alternativa y están transformando la realidad para todos.

Algunas que pueden citarse son las escuelas de pedagogía Waldorf inspirada en la pedagogía del Alemán Rudolph Steiner y los proyectos de Inteligencias múltiples: Las 8 inteligencias, entre otras.

En el pasado ya copiamos (admirando), o nos impusieron, o una mezcla de ambas, los modelos Europeos y así nos fue. La realidad DE LA HUMANIDAD es OTRA. Nuestro destino espiritual y humano y nuestra sociedad fundada en un crisol de etnias es OTRA. NUESTRA educación, entonces, debería ser OTRA.

Mirando la Televisión para aprender a vivir: entretenimiento que educa

Estamos educando a nuestros niños y a nosotros mismos a vivir NUESTRAS vidas según modelos y reglas que son de otros! Nos son AJENOS y no nos identifican. Estamos copiando todo el tiempo y estamos matando nuestro talento natural de creatividad y autenticidad. Todos traemos algo bueno y único a este mundo. Todos tenemos una contribución para hacer.

De la misma manera que empezamos a ver nuestro comportamiento en el espejo con los principios de la dramaturgia y el teatro, la filosofía, luego con la psicología ahora con el cine e internet. Interminables demostraciones de cómo lo difícil no sirve para nada, de cómo transcurrir (y ¿desperdiciar?) nuestro tiempo de vida en el mayor confort y desidia. Perdidos en la violencia y alejados de todo lo bueno y significativo.

Pero ahora, más que nunca, estamos imitando valores de las películas. Tragándonos 4 películas por semana, 8 horas de “mindless entertainment” (adoctrinamiento y estupidez).

Algunas veces me suena una alarma cuando miro pelis de Hollywood y me enoja. Es una alarma que me permite darme cuenta que están intentando hacerme sentir identificada con lo que veo en la pantalla pero mi alarma me dice que no hay identificación alguna.

Otras películas, logran mostrar una diversidad, una autenticidad sutil que puedo reconocer como válida. Muestran OTRA COSA. Muestran simpleza, no violencia y aceptación de lo diferente y lo desconocido. Muestran formas alternativas de reaccionar ante situaciones inesperadas, sin tanto extremismo, con humor, ironía o bien calma y movimientos lentos. ¿No es esto algo muy distinto de estar siempre enojado, ansioso y violento?

Los problemas que nos aquejan de adultos, seguramente siguen el patrón de nuestra infancia y educación, fuera y dentro de la escuela.

Ansiedad, codicia, competencia desleal, stress, dependencia, violencia, extrema auto-exigencia.

¡CAMBIEMOS!

rocas en la playa

Este artículo es una colaboración de Nadia Dufou para ¡Despierta! con Gustavo Eduardo.

image_pdfPDFimage_printImprimir

¿... más plena, más feliz?


¿Quieres saber en qué fallas?


Conoce mis recursos gratuitos, déjate ayudar

y obtén ideas a diario con mis correos.

17343

¿Quieres una vida mejor?

Deja un comentario

WhatsApp chat