5 principios que te ayudarán a transformar tu vida

Principio #1. El poder de tus creencias.

Tus creencias son las que crean tu realidad, son las que interpretan lo que vives, lo que sucede en tu entorno. Si tus creencias son limitantes, entenderás tu vida de forma limitante, si tus creencias son potenciadoras, entender tu vida como un espacio de oportunidades y logros.

La creencia más importante es tu auto-confianza, es decir, ¿qué crees de ti misma?. Lo que crees de ti misma es fundamental porque es lo que te define a ti misma como mujer.

La segunda es “creer que puedo”. Creer en que puedes lograr lo que quieres. 

Tercera creencia “creer en lo que quieres lograr”, creer que es posible que tu meta se puede lograr. Creer en aquello que quieres lograr.

Tienes que identificar cuáles son tus creencias, ¿en qué crees? y analizar si esas creencias son favorables o desfavorables, si te conducen adónde quieres llegar y aportan con lo que quieres lograr.

Principio #2. Enfócate en ti misma.

Para transformar tu vida necesitas enfocarte en ti misma porque sólo así puedes garantizar que trabajarás en los aspectos de tu persona que necesitas aceptar y mejorar para cambiar y crecer.

Enfocarte significa que te observas, analizas y actúas. Cuando te enfocas en ti misma lo que haces es enfocarte en tus prioridades, en lo que es importante para ti, por consiguiente, tus acciones y los resultados de tus acciones, serán más favorables para ti y para lograr tus retos.

Principio #3. Saber elegir.

Elegir es un hábito que necesitas cultivar y desarrollar, porque la mayoría de tus acciones son una elección

Tú eliges a qué hora despiertas, qué vistes, qué almuerzas, qué haces, qué ruta tomas para llegar a tu empleo, qué películas ves…

Este principio contiene dos elementos:

El primero es convertir tus elecciones en un hábito. Tomar una decisión involucra dos acciones: analizar y decidir. Ambas,consumen mucha energía en tu cerebro y, por consiguiente,genera agotamiento. Cuando tus elecciones son un hábito la diferencia en tu vida es notoria.

Por ejemplo, si cada vez que vas a desayunar, tienes que analizar qué es saludable y qué quieres desayunar, pierdes mucho más tiempo y energía mental, en cambio, si ya has elaborado un menú que sólo tienes que consultar o creaste el hábito de desayunar lo mismo todos los lunes, lo mismo todos los martes… simplemente, llegas a la cocina y desayunas. Y puedes consumir energía en pensar en otro asunto.

Otro ejemplo es, cuando te levantas, si tienes que pensar en qué hacer primero, ducharme, cepillarme, ir a la cocina… en cambio, cuando ya tienes el hábito de que lo primero que harás es ducharte, desde que levantas, caminas directo a la ducha, luego al lavamanos, luego a la cocina…

El segundo elemento es saber cuáles son tus elecciones más importantes. Deja de enfocarte tanto en las nimiedades, en lo que ocupa tu mente sólo para agotarla. Tus elecciones importantes son vitales para ti y son las que producen el mejor resultado en tu vida.

Las mejores elecciones que puedes hacer es decidir ser feliz cada día, elegir cómo sentirte, cómo vivir tu día, qué acciones realizar para que tu día sea productivo, elegir una actitud positiva, elegir tus pensamientos. 

Principio #4. Planificar cada día

La forma más efectiva de lograr resultados es planificar lo que quieres lograr. Planifica una o dos metas diarias, que el día no puede terminar sin realizar esas actividades o acciones.

Planificar cada noche tu día siguiente. Es un hábito muy efectivo para convertir tu vida en un día productivo eficiente y valioso [también, puedes hacerlo tempranito en la mañana].

Tienes que enfocarte en 2 o 3 objetivos claves que puedas realizar durante el día sin engañarte a ti misma, muchas veces agendas actividades que, de antemano, sabes que no vas a lograr realizar, pero como las quieres hacer y las deseas hacer, las agendas, y lo único que haces es abultar tu día y crear un efecto desfavorable, porque de antemano estás planificando un día que, al final, tu evaluación va hacer “no lo logré”. Y ese “no lo logré” fue lo que planificaste. Por eso, tienes que planificar objetivos que sean concretos y que sí puedas realizar ese día.

Tienes que distribuir tus actividades a lo largo del día, sabiendo que hay horas que son más productivas que otras o que son mejores que otras para realizar actividades. Gestiona tu tiempo de forma asertiva y saca tiempo para dedicártelo a ti misma.

Planificar cada día es más efectivo que tener una lista de pendientes, porque la mitad de esos pendientes no los vas a realizar, sólo abultan tu agenda y te agotan mentalmente. 

Planificar te permite ser más óptima, lograr mejores resultados, organizar tu agenda y sacar de ella todo lo que ocupa espacio.

Principio #5. Deja de postergar.

El último principio que quiero compartir contigo para que puedas transformar tu vida es dejar de postergar. Postergar es un hábito muy común y que consiste en dejar para mañana lo que puedes hacer hoy.

Es una trampa en la que caes porque la recompensa inmediata de “no hacer nada” es más placentera y el resultado que quiero lograr necesita una acción, por lo que, está más lejos que “no hacer nada”.

Si esto te sucede, tienes que analizar si el resultado que quieres lograr realmente es más placentero para ti que “no hacer nada” y sentirte cómoda en tu zona de comodidad.

Postergar es un hábito y cuando postergas en una zona de tu vida, por ejemplo, ir al gimnasio, bajar de peso, obsérvate y descubrirás que también postergas en otras zonas de tu vida, porque postergar es un hábito y se convierte en el método que le aplicas a todo lo que tienes que hacer.

Cuando dejas de postergar tus actividades y tus acciones para comenzar a hacer hoy esas actividades, comprobarás cómo comienzas a tener resultados diferentes y cómo comienzas a transformar tu vida.

La transformación personal es un proceso que no se logra de la noche a la mañana, ningún programa, ningún método transforma a nadie de un día para otro. 

La transformación toma tiempo, tiene que hacerse a su paso, con la guía de un mentor y dar pasos firmes, uno tras otro, para cambiar aquellos aspectos que necesitas para convertirte en la mujer que deseas ser.

Si estás interesada en seguir aprendiendo, profundizar y transformar tu vida, si estás comprometida contigo misma en alcanzar nivel de calidad de vida superior, suscríbete a mi web en la caja de suscripciones que está más abajo:

image_pdfPDFimage_printImprimir

Suscríbete  y descarga mi Ebook gratuito

17343

¿Quieres comenzar
a autoconocerte?

Despierta Vida te informa que los datos de carácter personal que me proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Gustavo Eduardo Periche Fernández como responsable de esta web. Finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales: gestionar el alta a esta suscripción y remitir boletines periódicos con información y oferta prospectiva de productos o servicios propios y de terceros afiliados. Legitimación: Consentimiento del interesado. Destinatarios:  Mailchimp. Ver política de privacidad de Mailchimp. Derechos: Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en gustavoeduardo@despiertavida.com así como el derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en mi página web: despiertavida.com, así como consultar mi política de privacidad.

Deja un comentario

WhatsApp chat