1

Cambia tu diálogo hacia los demás

Si cambiamos nuestro diálogo hacia los demás comprenderemos que:

  • Nadie tiene el poder de hacerte daño, excepto nosotros, con nuestros pensamientos.
  • Si dejamos de convertir en villanos a aquellos que decidieron no amarnos, que no supieron reconocer lo que viniste a aportar a sus vidas, no los convierte en enemigos.
  • La gente no nos lastima, es tan libre de actuar como nosotros, quienes verdaderamente decidimos que nos afecta somos nosotros y utilizaremos sus actos como cuchillos o como peldaños.
  • Debemos ser libres de actuar sin temor a herir susceptibilidades, y ser capaces de perdonar y entender que todos estamos aquí en constante aprendizaje.
  • Aprende a observar, a amar, a perdonar y dejar que la gente fluya.
  • Desarrolla tu sensibilidad, potencia tus capacidades y ahuyenta tus miedos de vivir por el temor de que otros te fallen.
  • No te aferres a nada ni a nadie, aprende a soltar, a disfrutar el momento en el que coincidan en tu espacio y en tu tiempo.
  • No esperes nada del resto, dalo todo de ti.
  • Toma lo bueno, deja que todo tome su lugar, deja también que todo se hunda, al final lo que flota, va a flotar.
  • Lo que es tuyo, lo que te corresponde, lo que está en este universo para ser de ti llegará sin que te esfuerces, será en su tiempo, será en su hora y será perfecto.